Gastronomía

Template Five

La cocina maltesa narra la historia de una nación en sus platos. Fundamentalmente, la gastronomía maltesa es una mezcla singular de influencias mediterránea, árabe, italiana, francesa y británica, cuyo fin es dar placer al paladar de los isleños y sus visitantes. 


El conejo, la carne de caballo, la codorniz, la panceta de cerdo y los bragioli (rollitos de carne) son los platos principales más tradicionales. Siempre se sirven acompañados del irresistible pan maltés, con su corteza crujiente y su interior ligero y esponjoso. El pan es el acompañante más popular a la hora de la comida, sobre todo el hobz biz-zejt, rebanada de pan mojada en aceite de oliva, huntada de tomate maduro y rellena de una mezcla de atún, cebolla, ajo, tomate y alcaparras. Los pastizzi al horno (pasteles de hojaldre rellenos de ricotta o guisantes secos) son una apuesta segura, en especial cuando se combinan con una taza de té caliente en una mañana fría de invierno. 


Los dulces muestran influencia principalmente de las cocinas italiana y árabe. Los canelones de ricotta, el imqaret relleno de dátiles, el kwarezimal de temporada (dulce de Cuaresma a base de coco, nueces, miel y ralladura de naranja) y el figolli (dulce de Pascua a base de almendras) son algunos de los ejemplos.


La gastronomía es una parte esencial de la cultura maltesa y gira en torno a las celebraciones y la puesta en común. Estar en Malta y degustar la comida local es como probar un pedazo del mismísimo centro del Mediterráneo. 


Restaurantes 


En Malta hay restaurantes por toda la isla que ofrecen distintos tipos de cocina. Los restaurantes varían de sencillos bares de aperitivos locales a restaurantes de alto nivel para cenar. Por otro lado, en toda la isla hay restaurantes que sirven distintas comidas internacionales, como la italiana, la china, la india, la árabe y la cocina mediterránea convencional. Estos restaurantes extranjeros suelen estar regentados por propietarios extranjeros y cocineros que elaboran deliciosos platos del mismo modo que lo hacen en sus lugares de origen.

Actividades culinarias  


Puesto que a los malteses les gusta mucho comer, probablemente propongan diversas actividades culinarias. Para aquellos que quieran aprender más sobre la cocina maltesa, las DMC locales brindan la oportunidad de aprender con los mejores chefs de la isla. Numerosos programas de incentivos permiten a los delegados vivir una experiencia de primera mano en la cocina.  

Asimismo, las bodegas locales organizan visitas y catas guiadas. Según la estación del año, dichas visitas incluyen toda la producción, empezando por la fermentación inicial, pasando por el proceso de maduración.  

Además de los platos tradicionales, a la población maltesa también le gustan las barbacoas, sobre todo en verano. En varias playas y parques se pueden organizar barbacoas temáticas, con un permiso especial de las autoridades locales. 


Picture Place Holder
Picture Place Holder